Mensajes de la Pizarra de Prashanti Nilayam

Mensaje del MES de AGOSTO

"En este viaje de vida, lo primero y más importante que necesitas es tener confianza en ti mismo. Hoy la gente sufre por la carencia de esta autoconfianza. Puede ser que encuentres algunas dificultades en tu camino, pero no te perturbes indebidamente por eso, y afronta todas las pruebas con coraje y convicción. Sólo entonces alcanzarás la verdadera felicidad. Si tienes total fe en Dios podrás superar todas las dificultades. Nunca culpes a Dios por tus problemas, ya que estás enfrentando las consecuencias de tus acciones, tanto buenas como malas, pero si ganas la Gracia de Dios, incluso las circunstancias adversas devendrán favorables para ti. De manera que debes desarrollar más y más fe en Dios. Tú confías en tu amigo a quien conociste hace sólo unos pocos años, ¡pero no confías en Dios que está contigo, en ti, y a tu alrededor, durante toda tu vida ! ¿ Por qué, entonces, te es difícil tener fe firme y confiar en la omnipresente, omnipotente , omnisciente y toda-poderosa Divinidad ?" (Divino Discurso, 14 Febrero 1999). Sathya Sai Baba

"En los tiempos actuales, la ansiedad y el temor se están propagando entre las personas, mientras que la rectitud ("Dharma") está retrocediendo. El mundo podrá recuperar la paz y la armonía sólo cuando la gente se persuada de practicar los ideales establecidos en las Escrituras ("Vedas"), que sirven como faros de luz para guiar a la humanidad rectamente. Todas las actividades de tu diario vivir ("Karma") realmente hablan de la práctica del "Dharma". Los "Upanishads" nos guían sobre lo que debe hacerse y lo que debe evitarse en el viaje de la vida. Para que uno se involucre en buenas actividades, el pre-requisito esencial es la sabiduría espiritual. Esta nos lleva a reverenciar a la madre como a Dios, al padre como a Dios, al preceptor como a Dios, y también al huésped como a Dios. También nos avisa que la verdad y la rectitud no deben ser descuidadas, y habiendo instrucciones positivas y negativas, sigue estos consejos de las Escrituras, no los otros. Acepta todo lo que te conduzca a tu progreso hacia el bien, y evita lo demás." ("Sathya Sai Vahini", Capítulo 11, "Valores en Vedas".). Sathya Sai Baba

"La Rectitud ("Dharma") no tiene prejuicios o parcialidad, y está imbuída de verdad y justicia. Las personas deben adherirse a la conducta correcta ("Dharma") y asegurarse de que nunca actúen de modo contrario a ella. Es un error desviarse de la rectitud. El sendero del "Dharma" requiere que la gente abandone el odio hacia otros y que cultive la concordia mutua y la amistad. A través de estas el mundo se convertirá día a día en un lugar de felicidad. Si la concordia y la amistad están bien establecidas, el mundo estará libre de indisciplina, desasosiego, desorden, e injusticia. Cualquiera sea la virtud que desees seguir, primero capta su real significado, y luego cúltívala diariamente y benefíciate de ella. De esta forma crece la sabiduría y se obtiene una alegría duradera. El sabio - que es imparcial, está libre de prejuicios, y está comprometido a vivir en "Dharma" - transita el sendero de la verdad como lo indican los Vedas. Tal es el sendero para todas las personas hoy día". ("Dharma Vahini", Capítulo 13, "La persona Dhármica"). Sathya Sai Baba

"En todas las actividades mundanas, ten cuidado de no faltar al decoro o a los cánones de buenas costumbres. No hagas oídos sordos a los apremios de tu voz interior, y encuéntrate siempre preparado para respetar los dictados apropiados de tu conciencia. Mira por dónde transitas para no cruzarte en el camino de otros, y permanece siempre vigilante para descubrir la verdad detrás de toda esta variedad destellante. Tal es tu deber, tu "Dharma". El abrasador fuego de la sabiduría ("Jnana") que te convence de que todo es divino ("Sarvam Khalvidam Brahma") convertirá en cenizas toda traza de tu ego y apego mundanos. Cualquiera que sojuzgue su egolatría, que conquiste sus deseos egoistas, que destruya sus sentimientos e impulsos bestiales, y que descarte la tendencia natural a considerar a su cuerpo como a sí mismo, esa persona transita con seguridad el sendero del Dharma, ¡ y sabe que la meta del Dharma es la fusión de la ola con el mar, la fusión del Yo con el Divino Supremo !" (Del "Dharma Vahini", Capítulo 1 "¿Qué es el Dharma ?"). Sathya Sai Baba

"Dado que no puedes cruzar nadando un arroyo desbordado, utilizas una balsa. De la misma manera, dado que no puedes dominar a lo Sin Forma, apelas a la Forma con atributos y luchas por alcanzar a lo Sin Forma mediante la adoración y la contemplación. ¿Pero puedes permanecer indefinidamente en la balsa, en medio de las corrientes y los remolinos ? Algún día deberás descartar esta adoración convencional y así llegar a la orilla. La adoración es sólo un medio de educar a las emociones. Los impulsos humanos y las emociones necesitan ser guiados y controlados. Así como las furiosas aguas del río Godavari necesitan ser contenidas por diques, embalsadas por represas, domadas por canales, y conducidas mansamente hasta el océano que las engullirá sin dejar rastros, de la misma forma aquellos seculares instintos en ti deben ser entrenados y transmutados por el contacto con poderes e ideales más elevados. Cuando la fruta está madura, cae de la rama por su propio peso. Similarmente, cuando el renunciamiento satura tu corazón, pierdes contacto con el mundo y te deslizas hacia el regazo del Señor." (Divino Discurso, 26 Octubre 1961). Sathya Sai Baba

"Cuando una persona muere, sus propiedades y bienes se quedan en casa; no van con ella. Tampoco sus familiares pueden ir.Aquí queda solo el buen o mal nombre que se hayan ganado. Por eso, ustedes deben vivir de tal manera que la posteridad los recuerde con gratitud y alegría. Para llevar una buena vida, es de gran ayuda la constante incitación del Dios interior. Esta inspiración solo puede obtenerse por la constante recitación del nombre del Señor, y por apelar a las fuentes de Divinidad interiores. El Nombre es un instrumento muy valioso para ganar Su gracia, para percatarse de Su presencia, para imaginar Su forma y para recordar Su gloria. Aunque solo se lo repita desde el corazón una vez por la mañana y otra vez por la tarde, esto hará del griham (hogar) un griham, en lugar de un guha (cueva). Recuerden cuán felices, satisfechos y despreocupados fueron los grandes santos que se deleitaron con ese Nombre: Jayadeva, Tukaram, Kabir, Surdas, Tulsidas y Ramakrishna." («Mensajes de Sathya Sai», Volumen 6, Capítulo 27). Sathya Sai Baba

"Con el fin de alejar el mal, muchas personas que hasta entonces nunca habían desembolsado para caridad, tienden a gastar con despilfarro en rituales, adoración y la propiciación de poderes planetarios. Está bien; que circule algún dinero desde un bolsillo a otro que lo necesita más. Que el dinero circule. Que crezca el espíritu de caridad, aunque sea gracias al pánico. Pero la calamidad, el peligro y la muerte no pueden evitarse para siempre; son factores inevitables de la vida, y ustedes tienen que aprender a vivir valientemente con ellos. Esto se puede lograr solo mediante la oración ininterrumpida, no mediante arranques de adoración incitados por el miedo repentino. Purifiquen su corazón y sus pensamientos, sentimientos, emociones y palabras; refuercen sus impulsos más nobles. Entonces, no habrá pánico que pueda inquietarlos, y nada podrá conmover su estabilidad y paz interior (Prashanti). Sus plegarias serán escuchadas y respondidas; el Señor no hace distinción entre grandes y pequeños, superiores o inferiores." (Divino Discurso, 4 de marzo de 1962). Sathya Sai Baba

"Hay tres tipos de personas que acuden al Señor. a) El tipo del águila, que se abalanza de repente sobre el objetivo con codiciosa ligereza, y por su propio impacto no logra aferrar el objeto codiciado. b) El tipo del mono, que salta de un lado a otro, de una fruta a la otra, incapaz de decidir cuál es más sabrosa. c) El tipo de la hormiga, que avanza lenta pero segura hacia el objeto deseable. La hormiga no golpea la fruta haciéndola caer, ni arranca todas las frutas que ve; se apropia solo de la cantidad que puede asimilar, no más. Ustedes no desperdicien el tiempo asignado para su estancia en la Tierra, en tontas vanidades ni en buscar culpas, lo que los mantiene siempre fuera de casa. ¿Cuándo irán adentro, a la calidez y quietud de su propio interior? Retírense de vez en cuando en soledad y silencio; experimenten la alegría que solo se deriva de lo interior." (Divino Discurso, 26 de octubre de 1961). Sathya Sai Baba

"Ustedes reclaman nuevas experiencias de Mi naturaleza divina, para que su fe pueda reforzarse con ellas. Para conocer el sabor del agua de mar, ¿no es suficiente una gota sobre la lengua? ¿Necesitan acaso tomarla toda?¡Son sus caprichos, su egoísmo y su orgullo los que les hacen dudar y negar lo que una vez han probado! ¿No es suficiente con una experiencia? Bien, permítanme preguntarles. ¿Cómo podría lo limitado conocer la profundidad de lo Ilimitado? ¿Cómo podría la hormiga explicarse la montaña? Medirme a Mí está por encima de la capacidad de ustedes. No tienen paciencia ni siquiera para ocuparse de los problemas de una sola familia, a pesar de que es su responsabilidad. Imaginen Mi paciencia, que Me permite escuchar y resolver los problemas de millones de familias, con amor infinito. Es imposible para ustedes apreciar la fuerza de este vínculo supra-mundano que los une a Mí. La experiencia de ese vínculo les llegará de improviso. Su deber es esperar el momento. ¡Confíen, y sean bendecidos!" (Divino Discurso, 23 de octubre de 1961). Sathya Sai Baba

"Hagan que el Señor sea su padre o su madre, pero solo como un primer paso que los lleve a una relación perdurable, y termine fundiéndose con el Absoluto. No se detengan en los escalones; entren en la mansión a la que ellos conducen. La conexión con el alma (Atmasambandha) es una asociación eterna e invariable. Como primer paso, ustedes ofrendan flores, una llama e incienso, para adorar a la forma con atributos. Pronto, su devoción debe avanzar a nuevas ofrendas que sean más puras, más valiosas y más dignas de su Señor. Nadie permanece mucho tiempo escribiendo sólo en la pizarra; ustedes también deben sentir que deben colocar ante el Señor algo más durable que las flores y el incienso. Deben sentir el deseo de purificarse y hacer que su vida entera sea una fragante llama. Esto es la verdadera adoración, la auténtica devoción. No vengan a Mí con las manos llenas de desperdicios, pues ¿cómo podré llenarlas de Gracia? Vengan con las manos vacías, y llévense Mi tesoro, Mi amor." (Divino Discurso, 26 de octubre de 1961). Sathya Sai Baba

"Atribuir a la Divinidad las relaciones materiales de la familia humana carece totalmente de sentido. El Señor, que está más allá del tiempo y del espacio, que es anterior al Comienzo y posterior al Fin, no puede ser descripto en términos de los efímeros recuerdos de la humanidad, ni de los temporarios fenómenos de la familia humana o la sociedad humana. Tales descripciones no pueden tener sentido para aquellos que han experimentado la gloria de Dios. No hagan moderno a Dios para satisfacer un capricho. Él no es antiguo ni moderno; Su semblante nunca cambia, ni tampoco Su gloria. Preséntenlo, si deben hacerlo, de modo moderno, en un estilo moderno, para que pueda ser comprendido hoy. Si un niño es renuente a tragar una píldora, insértenla en una banana y ofrézcanle la fruta; tragará juntas la fruta y la píldora. Sin embargo, no cambien la píldora en sí, para satisfacer las veleidades y caprichos del gusto del niño, porque entonces la enfermedad no podrá ser curada." (Divino Discurso, 26 de octubre de 1961). Sathya Sai Baba

"Ustedes serán juzgados por sus propias palabras. Un rey que había salido de cacería se alejó tanto de su séquito que ellos no pudieron alcanzarlo. Vio a un ciego junto al sendero de la jungla y le preguntó: «Hola, querido. ¿Notaste que alguien pasara por aquí?». El ciego dijo: «No». Después de unos minutos, pasó el ministro y preguntó al mismo hombre: «¡Eh, hermano! ¿Notaste que alguien pasara por aquí?». El comandante, al ver al ciego, le preguntó: «¡Oye, tonto! ¿Notaste que alguien pasara por aquí?». Y un soldado que pasó finalmente, gritó: «Ciego sinvergüenza, abre tu sucia boca y dime si pasó alguien por aquí». Por último, cuando llegó el sacerdote de la corte y dijo «Querido hermano, por favor dime si alguien pasó por aquí», el hombre pudo responder que habían pasado un rey, un ministro, un comandante y un soldado, y que le habían hecho la misma pregunta. La manera de hablar de cada uno había revelado su estatus y su carácter." (Divino Discurso, 24 de julio de 1964).Sathya Sai Baba

"Todos y cada uno de ustedes deben trabajar duro para superar el hábito de caer en la preocupación (chinta) y el desaliento de vez en cuando. Una vez que esta mala hierba echa raíces en tu mente, asume muchas formas para afirmar su control. Cada etapa de la vida está cargada de ansiedad; cada paso en tu progreso es motivo de preocupación. De hecho, el nacimiento, la muerte, la vejez y la enfermedad: cada uno de ellos multiplica preocupaciones propias. Cómo quedarse dormido es motivo de preocupación; ¡cómo levantarse de la cama es otra preocupación! Hoy la admisión a las universidades causa preocupación; la admisión a los albergues es otra preocupación; ¡entonces el examen causa una nueva preocupación! Pero estos son asuntos que no son esenciales. No deberían causar tanta acidez estomacal como el problema de eliminar el error fundamental en tu proceso de pensamiento: ignorar a la Divinidad que te inspira y te guía siempre y para siempre. No te preocupes. Desarrolla el amor desinteresado con fe y comparte ese amor con todos." (Discurso Divino, 7 de diciembre de 1978).Sathya Sai Baba


Contacto



Alguna duda o sugerencia

Contáctanos Aquí

Suscripción Mensaje Semanal



Diariamente te llegará un Mail con el mensaje del Día.

Suscribete Aquí