Mensajes de la Pizarra de Prashanti Nilayam

Mensaje del MES de AGOSTO

"El regocijo ante las ganancias, la felicidad y la alegría, el abatimiento ante la pérdida y las penurias, son características naturales comunes a todos los mortales. Entonces, ¿cuál es la excelencia de los aspirantes? Ellos no deben olvidar el principio "permanece atento, y sufre de buena gana lo inevitable". Cuando las dificultades y las pérdidas te superen, no te desanimes ni te precipites a alguna acción; en cambio, medita serenamente sobre cómo aquellas tuvieron lugar. Procura descubrir algún medio simple de superarlas o evitarlas, en una atmósfera de paz. Cuando el golpe se dirige a la cabeza, fíjate que solo lo reciba el turbante; este es el sello distintivo de una inteligencia aguda. La paz es esencial para esta agudeza intelectual. La prisa y la preocupación confunden la inteligencia. La paz desarrolla todas las características beneficiosas. Incluso la visión del futuro crece mediante la paz, y a través de ella, pueden anticiparse y evitarse los obstáculos y peligros." (Prashanthi Vahini, Capítulo 6) Sri Sathya Sai Baba

Hoy, los indios son atraídos por el concepto de "libertad", el sello distintivo de la civilización occidental. La libertad no es licencia, es autocontrol. La verdadera libertad es el autocontrol de la mente y los sentidos. Abandonarse irreflexivamente a las cosas del mundo no es libertad. La India ha ganado libertad política, pero no libertad económica, moral ni espiritual. Las personas deben tener confianza en sí mismas. Ustedes no deben depender de otros. Deben depender de sí mismos. Esto se conoce como autosuficiencia. Los estudiantes de hoy adquieren capacitación secular para disfrutar de la vida mundana y la felicidad mundana. Influenciados por el egoísmo, estas personas piensan solo en su familia y en sí mismos. Aunque derivan muchos beneficios de la sociedad, no quieren beneficiar de ninguna manera a la sociedad, ignorando el hecho de que la felicidad de sus familias y la suya propia dependen de la felicidad de la sociedad. Todo estudiante educado debe lanzarse al servicio de la sociedad. Solo entonces podrá respetarse a sí mismo." (Lluvias de Verano 1993, Capítulo 14) Sri Sathya Sai Baba

"Una mente serena es muy necesaria para todo aspirante que esté avanzando; es una de sus características benéficas. Una mente así otorga verdadera fuerza y felicidad. Esfuérzate por ganarla. Aunque tal vez fracases en siete intentos, es seguro que triunfarás en el octavo, si te rehúsas a desanimarte. Es digna de ser recordada la historia de Bruce, que se inspiró en una araña y ganó los honores de la victoria en el octavo intento. ¿Qué le dio la victoria? La paz, la mente serena. No cedió a la desesperación, la cobardía ni la desesperanza; permaneció tranquilo todo el tiempo, y obtuvo el éxito. Aunque sobrevenga la calamidad, el aspirante no debe descorazonarse. La mente debe estar siempre pura, inmaculada, serena y llena de valor. Ningún llanto por el pasado y ninguna vacilación en desempeñar la tarea que le ocupa: este es el sello distintivo del aspirante. Prepárate para enfrentar alegremente cualquier obstáculo en el camino. Solo alguien así puede lograr el objetivo." (Prashanti Vahini, Capítulo 6) Sri Sathya Sai Baba

"Cualquiera sea la dificultad, no importa cuan duro el trabajo, persiste y triunfa mediante la rememoración del nombre (namasmarana). ¡Acuérdate de Bhishma! Aun postrado en una cama de flechas, soportó pacientemente el dolor, esperando que amaneciera el momento auspicioso. Nunca llamó a Dios en su agonía, para pedirle que pusiera fin a su sufrimiento. Dijo: "Lo soportaré todo, no importa el dolor ni cuán larga sea la agonía. Callaré hasta que llegue el momento. Tómame cuando amanezca". Bhishma era el primero entre los devotos serenos. Yació firme e inconmovible. La paz es esencial para todos. Tenerla es tenerlo todo, y no tenerla quita la alegría de todo. Aunque la paz es la naturaleza misma de toda persona, la ira y la codicia logran suprimirla. Cuando estas son eliminadas, la paz brilla con su propia refulgencia." (Prashanthi Vahini, Capítulo 5). Sri Sathya Sai Baba

"La aflicción o la alegría son la imagen de la actividad que uno realiza. ¡Son el eco, la reflexión y la reacción! El alma individual puede ser el testigo sin involucrarse con lo bueno y lo malo de la actividad. Cuando uno se involucra, habrá de experimentar lo bueno cuando se ha hecho el bien, y lo malo, cuando se ha hecho el mal. El Vedanta afirma que el alma individual es, por su propia naturaleza, pura e inmaculada. Esta es la doctrina aceptada por el pensamiento Bharatiya. Pero esta verdad ha sido cubierta por la ignorancia y la negligencia, por lo que la ilusión (maya) contamina la experiencia y la sombra de la ignorancia engendra el mal. Pero cuando se realiza una actividad beneficiosa, las nubes de la ilusión se dispersan y se realiza la realidad del Ser. Todos los seres, todas las almas, son puros por su propia naturaleza. Las buenas acciones eliminan las manchas de las malas acciones y preservan esta pureza esencial. Entonces, el alma es conducida por el camino hacia Dios. ¡El anhelo que conduce a Dios transformará los pensamientos, las palabras y las acciones del individuo!." (Sathya Sai Vahini, Capítulo 8) Sri Sathya Sai Baba

"Los aspirantes espirituales y devotos de la antigüedad alcanzaron su meta solo a través de la paz. La paz le dio a Ramdas, Tukaram, Kabir, Thyagaraja, Nandanar, etc. la fortaleza necesaria para soportar todas las calumnias, torturas y penas que sufrieron en su vida. Un aspirante que basa sus esfuerzos en estos ejemplos, estará libre de ira, desesperación y duda. Para el aspirante es más útil contemplar los relatos de sus luchas y éxitos que la contemplación de los poderes y logros del Señor. Lo ayudarán a probar según su propia experiencia los métodos desarrollados por ellos. Uno puede obtener paz recordando cómo ellos superaron los obstáculos, soportaron los problemas y qué caminos recorrieron para cruzar a la otra orilla. Se encontrará que la paz fue el principal instrumento que los salvó de las espirales de la ira, el dolor, la vanidad, la duda y la desesperación. Por lo tanto, escuchen, ¡oh aspirantes! Adquieran el instrumento, la paz, por la gracia del Señor. Dirijan todos los esfuerzos a ese fin." (Prashanthi Vahini, capítulo 2 de la edición en español) Sri Sathya Sai Baba

"Las personas llevan dentro de sí una inmensidad; esto es el núcleo del pensamiento Bharatiya. ¡Es realmente un misterio cómo alguien ha llegado a considerarse a sí mismo como condenado a caer! Una persona puede parecernos demoníaca o divina; en ambos casos, el Atma es su realidad en igual medida. No se puede decir que el Atma es menor en una persona y mayor en otra. Cuando encuentran faltas en alguien, lo correcto es que ustedes concluyan que hay deficiencias en su conducta,¡eso es todo! No concluyan que no hay un Alma divina en esa persona. Como resultado de la compañía que se frecuenta o de la ineficiencia de la sociedad en la que se creció, las fallas han crecido; no son inherentes a la propia naturaleza, la cual es Átmica. Tienen que proporcionarle a la persona buena compañía y un entorno beneficioso, y persuadirla para que sea parte de ellos. ¡De ninguna manera deben condenar a la persona como innatamente incorregible y marginarla!" (Sathya Sai Vahini, capítulo 7) Sri Sathya Sai Baba

"Cada uno nace para alguna tarea, pero todos pueden existir solo gracias al mismo alimento y bebida: la paz. Porque sin paz no hay bienaventuranza. La paz embellece cada acto, ablanda el núcleo más duro de la humanidad, los lleva a los pies del Señor y logra para ustedes la visión de Dios. No conoce distinciones, es una fuerza que establece la igualdad. Es la miel del amor en la encantadora flor de la vida. Es una necesidad primordial para los yoguis y los aspirantes espirituales; habiéndola adquirido, ellos pueden realizar la realidad, si no es hoy, mañana. Ellos deben soportar todos los obstáculos en el camino, y la paz les dará la fuerza necesaria para ello. Solo a través de la paz puede expandirse la devoción y echar raíces la sabiduría espiritual (jnana). La sabiduría nacida de la paz es el único medio de vivir una vida plena o una vida que no conoce la muerte. La indagación: "¿Quién soy yo?" despeja el camino para la realización. Uno debe esperar paciente y tranquilamente, depositando su fe en la gracia y sabiduría del Señor." (Prashanthi Vahini, cap. 2 de la edición en español) Sri Sathya Sai Baba

"Otra enfermedad ya ha comenzado a propagarse en el mundo para debilitar y disminuir la paz. Hay muchos que, cual loros, proporcionan sanos consejos sobre moralidad, religión y disciplina, pero que no practican ni una sola parte de ellos. Los supuestos mayores solo saben cómo hablar, pero no cómo actuar. Palabras desprovistas de experiencia: esta es la enfermedad que aflige al mundo actual. Esta enfermedad debe ser tratada y eliminada en primer lugar, ya que así es pervertida la paz para la humanidad. Hablar es fácil para todos. Sin embargo, el verdadero aspirante espiritual actúa y luego habla basado en la experiencia. Las personas que solamente hablan pero no actúan, provocan un desastre. Tales peligrosos aspirantes y buscadores se han multiplicado y han confundido el verdadero camino. Los devotos inocentes y sencillos que se apegan a tales individuos, también están siendo descarriados y engañados. Que los lectores y aspirantes primero observen la conducta y luego elijan." (Prashanthi Vahini, cap.1 de la edición en español) Sri Sathya Sai Baba

"Ni la paz ni la devoción que la genera pueden ser obtenidas a través de otra persona; cada uno las tiene que crear y desarrollar por sí mismo. Sin embargo, también se debe contar con la gracia del Señor, que es fundamental. Como se dice en las Upanishads: "Aquel a quien Él escoge lo obtiene” (Yameva vrunuthe thena labhyah). Pero el aspirante espiritual puede tener la siguiente duda: "¿Cuál es, entonces, la necesidad de realizar ejercicios espirituales?" Aquellos que piensan en el Señor con devoción pueden superar cualquier tipo de karma heredado o acumulado. Con Su gracia, pueden incluso experimentar la inalcanzable bienaventuranza. No duden acerca de la utilidad de la disciplina espiritual; nunca puede ser infructuosa para nadie. Adhiéranse firmemente a esa convicción. La devoción inquebrantable ganará la gracia del Señor. Gajendra es un ejemplo de esto." (Prashanthi Vahini, capítulo 1 de la edición en español) Sri Sathya Sai Baba

"Cuando uno nace, la mente es como una hoja de papel en blanco. Tan pronto como comienzan los procesos de pensar, sentir y actuar, también comienza el proceso de manchar la mente. El cuerpo depende del aliento vital (prana), de la mente y de los deseos que la agitan. Lo correcto y la verdad son empañados por las necesidades de los modales, la moda, las convenciones, las costumbres, etcétera, y el individuo es lanzado a una multitud donde su soledad es invadida y arrebatada. Por ello, la mente debe calmarse y aquietarse primero; solo entonces el cuerpo será saludable y el intelecto agudo. La mente se proyecta en cada momento sobre un solo objeto, no sobre muchos; pero, aun así, es un conglomerado de pensamientos, deseos, caprichos, imaginaciones y demás. De hecho, la mente tiene dentro de sí, en pocas palabras, la historia entera de la creación. Esa es la matriz del engaño (maya) de la humanidad. El hierro solo puede ser aplanado por el hierro. De la misma manera, la mente inferior tiene que ser moldeada por la mente superior. Uno tiene que hacer que su mente sea superior y más fuerte para la tarea de superación personal." (Prashanti Vahini, capítulo 1 de la edición en español) Sri Sathya Sai Baba

"Pon de manifiesto el poder sagrado dentro de ti, a través de tu propio esfuerzo. No recurras a la débil estratagema de imitar a los demás. En lugar de eso, absorbe las buenas cualidades que puedan tener. Cuando plantamos una semilla en la tierra, le brindamos los ingredientes que necesita: agua, aire y abono. La semilla brota, se convierte en un plantín, y finalmente en un gran árbol. Notarás que no se convierte en tierra, abono, aire ni agua. Las utiliza, pero se apega a su propia naturaleza y crece hasta ser un árbol. Por supuesto que tenemos mucho que aprender de los demás. Aquellos que se rehúsan a aprender, con ello se declaran tontos. Puedes aprender de los demás todo aquello que promueva tu avance espiritual. Asimílalo por completo, siguiendo los lineamientos de tu propio progreso, dentro de tu propio camino moral (dharma). Debes vivir como tú mismo, no como otra persona. ¡No permitas que nadie te desvíe de tu naturaleza innata!." (Sathya Sai Vahini. C7-Versión en inglés). Sri Sathya Sai Baba

"La bienaventuranza (ananda) es la naturaleza innata de todos. Es una pena que se la busque por todas partes, excepto en donde verdaderamente se halla. La bienaventuranza no es algo inactivo y sin vida; es otro nombre para una vida significativa. La bienaventuranza prevalece bajo la autoridad de la paz. La paz establece límites y leyes para todas las actividades. Debe hacérsela tan estable que no la afecten la mente, siempre deseosa, ni los sentidos, dirigidos al exterior. Puede ser personalmente experimentada solo a través del estado natural de la sabiduría. Es el tesoro más preciado. Quien logra comprender lo inmortal, lo indestructible, lo inmodificable, disfruta de la paz y no experimenta la muerte. La paz es un océano sin márgenes, es la luz que ilumina al mundo. Tenerla es tener todo. Confiere la sabiduría de este mundo y la del otro. Lleva a la comprensión de Brahman, la verdadera realización de la vida humana." (Prashanthi Vahini, Capítulo 3-Versión en inglés) Sri Sathya Sai Baba

"Debes ganarte la gracia de Dios. Cuando una persona la logra, el alma individual se libera de la identificación con el cuerpo y puede identificarse con el Atma. Esta consumación es citada en los Vedas como "la emancipación de las ataduras" (bandha-vicchedana), o "la liberación" (moksha). Para batallar contra la tendencia a la identificación con el cuerpo y ganar la gracia de Dios como único medio para la victoria, se establecieron ejercicios espirituales, como por ejemplo la indagación filosófica; también el control de los sentidos (dama) y otras de las séxtuples disciplinas espirituales. Su práctica asegura la purificación de la consciencia, la que se convierte en un espejo limpio que puede reflejar el objeto, y así el Atma es claramente revelado. Para alcanzar la sabiduría suprema (jnana.siddhi), el camino real es la limpieza de la consciencia (chita-suddhi). Esta es fácil de alcanzar para quienes son de corazón puro." (Sathya Sai Vahini. Capítulo 1-Versión en inglés). Sri Sathya Sai Baba

"La Paz es el estado natural del Atma. El Atma es imperecedera. No muere, como lo hacen el cuerpo y la mente. Es universal, sutil. Su verdadera esencia es el conocimiento. En consecuencia, la paz también comparte estas características. El conocimiento del Atma destruye la ilusión, la duda, y la pena. Por eso, este conocimiento confiere la paz más estable y, junto a esta, santidad y felicidad. El Atma no es el objeto a conocer; es la verdadera fuerza y la fuente de dicho conocimiento. La sabiduría espiritual (jnana) es aquella que muestra la senda hacia la madurez, la realización, la libertad, la inmortalidad, la felicidad y la paz eternas. Aquellos que son apartados a causa de los caprichos sensoriales, no pueden alcanzar el Atma. El Atma no es manchado por las transformaciones, cambios o modificaciones externas. La gloria del cuerpo no es el Atma, la cual verdaderamente hablando, es indescriptible e indefinible. No es esto ni aquello. Solo se puede decir que es, Atma, Brahman." (Prashanthi Vahini. C2-Versión en inglés). Sri Sathya Sai Baba

"Los Vedas nos enseñan que existe el Uno soberano, detrás de todas las reglas y restricciones en el universo. El Uno que es el centro de cada objeto, cada unidad de energía, cada partícula y cada átomo, bajo el cual opera cada uno de los cinco elementos —éter, aire, fuego, agua y tierra—. Amar, adorar y rendir tributo a este Uno es lo que nos enseñan los Vedas. Esta es la gran filosofía del amor, esclarecida en los Vedas. El secreto supremo es que la gente debe vivir en el mundo donde han nacido, como la hoja del loto, que a pesar de nacer en el agua, flota sobre esta sin ser afectada ni mojada. Por supuesto, es bueno amar y adorar a Dios para ganar frutos valiosos aquí o en el más allá, pero al no haber un objeto más valioso o que merezca la pena más que Dios, los Vedas nos enseñan a amar a Dios sin deseos en la mente. Amen, ya que deben amar, por el amor mismo. Amen a Dios, porque todo lo que Él puede dar es menos que Él mismo. Ámenlo solo a ÉL, sin ningún otro deseo ni demanda." (Sathya Sai Vahini, Capítulo 1- versión en inglés)Sri Sathya Sai Baba


Contacto



Alguna duda o sugerencia

Contáctanos Aquí

Suscripción Mensaje Semanal



Diariamente te llegará un Mail con el mensaje del Día.

Suscribete Aquí